Archive for the ‘Pueblo Mapuche’ Category

Relatos de la Batalla de Cayucupil

marzo 25, 2008
Es indudable que si este encuentro bélico los mapuches hubiesen estado al mando del toqui Lautaro, jamás la victoria pudo estar a favor del bando español, pero desgraciadamente al gran toqui desde hacia dos años estaba en el mas allá, junto a los buenos espiritus de su pueblo. Cuando aquella mañana del 20 de enero de 1558 lentamente ingresaban al desfiladero de Cayucupil o Quebrada de Puren llevando grandes cantidades de pertrechos. Tal cargamento como es de suponer iban resguardado por un escuadrón de ciento diez soldados españoles y dos mil yanaconas al mando de los distinguidos oficiales señores Alonso de Reinoso y Miguel de Velasco.

Cuando se hallaban a mitad de la Quebrada de Puren fueron atacados por cientos de mapuches que desde una altura superior arrojaban descumunales piedras y cuanto objeto ofensivo encontraban, causando numerosas bajas. Amen del lógico pánico dado el prestigio guerrero de los indígenas. Cuando la situación se hizo desesperada por las grandes perdidas de vidas y pertrechos. Su comandante Alonso de Reinoso, hombre valiente y curtidos en incontables batallas en la Vieja Europa, decidió con 20 hombres escalar hasta una altura superior a la de donde estaban los indios, procediendo a atacarlos. Ahora fueron los mapuches los sorprendidos del inesperado ataque y pensaron que eran refuerzos los que llegaban. Procediendo a emprender la retirada en franca derrota.

Nadie puede dudar del valeroso comportamiento de Caupolican en la lucha por expulsar a los europeos de Chile a como diera lugar. Tenía este toqui una extraordinaria fuerza. Cuando se eligio en la reunión de Peñón Rocoso (al oeste de Carampangue) al toqui que los guiaría en la lucha contra el invasor, el fue el vencedor tras mantener sobre sus hombros un pesado tronco. En fin Caupolican era un gran atleta, pero no tenía la audacia e inteligencia de Lautaro.

Fuente:
Guillermo Inostroza Rojas

Rucañirre, un nuevo lugar por conocer

marzo 11, 2008
Asentado entre la localidad de Tres Sauces y Cayucupil encontramos el sector de Rucañirre, el cual dista aproximadamente 9 Km. de la ciudad de Cañete, por la entrada que observamos en la imagen vemos el ingreso, luego este camino pasa por un puente para posteriormente dividirse en dos arterias: una hacia la cordillera (Butamalal Bajo), que recorre los faldeos de los cerros conocido como “el camino del de otro lado”, llamado así por encontrarse situado al otro extremo del río Cayucupil. Mientras que la otra arteria recorre hacia el oeste con dirección al sector de Puchacay, que es un pequeño asentamiento que se ha hecho conocido por la disputa que el pueblo mapuche mantiene en el sector con una de las conocidas forestales nacionales, situación que se ve reflejada en el incremento de incendios forestales en el lugar como las tomas de predios registradas hace algunos meses, finalmente da la opción de salir directamente a San Antonio por el “joven” Puente Pulebu o continuar camino hacia Reputo, saliendo a la ruta P-160 a la altura del Museo Mapuche. Estas dos rutas están ripiadas hace poco tiempo, por lo tanto, son transitables durante gran parte del año a no mediar la inclemencia climática.

Foto: mr_sangrin

RIO CAYUCUPIL BAÑA FUNDO QUE MAPUCHES ADQUIEREN POR 1 MILLÓN 530 MIL DÓLARES

enero 12, 2008
A través de CONADI compraron en Cañete 228,63 hectáreas de terrenos ancestrales que pertenecían a Mario Larroulet La Fontaine, que fue vendido a la comunidad indígena Santa Ángela, cuyas familias en su mayoría trabajaron las misma tierra que hoy les pertenece.

A cinco kilómetros al sureste de Cañete se encuentra unos de los fundos de mayor plusvalía de ese territorio. Posee excelentes vegas de nutritivos suelos y tupidos pastizales; abundante agua del río Cayucupil; un rodal de árboles nativos; dos pequeños bosques de pino y eucalipto; tres macizos galpones; una romana; un cargadero para animales y camino de ripio que pasa por el costado del predio.

Todo esto, sumado al ventajoso clima del sur de la provincia de Arauco, se encuentra en el fundo Santa Ángela, que desde ahora pertenece a la comunidad indígena que lleva el mismo nombre del predio, y que fue adquirido por ellos a Mario Larroulet La Fontaine, a través del fondo de tierras de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI).

Desde la prenegociación, hasta que se firmaron los títulos de dominio, no transcurrieron más de 5 meses. El precio final fue de 735 millones de pesos, es decir, 1 millón 530 mil 771 dólares.

“Todo esto se hizo con respeto. Nunca intentamos tomarnos el predio. Conversamos con el dueño, negociamos con él, fue muy caballero, cumplió su palabra, nos esperó hasta que todo estaba listo para llegar a un acuerdo. Entonces, nos sentimos muy contentos”, expresó Domingo Nahuelcoy, presidente de la comunidad indígena Santa Ángela.

El propio Nahuelcoy, así como una buena parte de los 54 socios de la comunidad, desde antaño trabajaron, para la casa patronal de los Larroulet, la misma buena tierra que hoy les pertenece.

“Estamos ante un proceso ejemplar de compra de tierras ancestrales mapuche. Las familias que hoy ejercen soberanía y trabajarán este fundo, son descendientes de personas que fueron empleados en este mismo terreno. También, muchos de ellos, jugaron cuando niños con quienes eran los hijos de los patrones y posteriormente trabajaron para ellos”, relató Jaime Painemal, director regional de CONADI.

Painemal añadió que la compra del fundo Santa Ángela es una demostración de que con dialogo y utilizando los mecanismos establecidos por el Estado, es posible dar respuesta y satisfacción a los pueblos originarios en demandas reivindicativas de tierras.

La alegría de los integrantes de la comunidad Santa Ángela se expresó a través de una celebración en la cual participó la machi del territorio de Antiquina, quien dirigió las ceremonias tradicionales y rogativas del pueblo mapuche en la provincia de Arauco.

Luego de tomar posesión del terreno, planificarán la forma en que la utilizarán, para lo cual también podrán postular a beneficios del Estado, a través de organismo especializados como el Programa Orígenes.

Comunicaciones Programa Orígenes – Conadi

37 sedes contruyen los propios mapuche en sus comunidades

noviembre 15, 2007
Provincia de Arauco: $83 millones invirtió Programa Orígenes

“Trabajamos los más entendidos, que éramos doce personas. Tres estuvieron arriba, y los demás abajo cortando, enmarcando y los otros clavando. Era un equipo y casi todos jóvenes. Había de 20, 30 o 40 años. Uno de los más viejos era yo, que tengo 60. Pero había un viejito de 80 años, ese trabajaba abajo… era el más fuerte pa’ la pega… es el más ‘alentao’ que tenemos en la comunidad”, relató Bernardo Lepumán, presidente de la Comunidad Antipi, comuna de Tirúa.

En etapas finales de construcción se encuentran la mayoría de las 37 sedes comunitarias que se levantan en comunidades indígenas de la provincia de Arauco, para las cuales el Programa Orígenes destinó inversiones que superan los 83 millones de pesos.

Una de las características en estas edificaciones es que los propios integrantes de las comunidades efectuaron las labores de carpintería y albañilería. Además, sus diseños contemplan baño e instalación eléctrica.

Bernardo Lepumán, presidente de la Comunidad Antipi, del territorio Ponotro-Quidíco, en la comuna de Tirúa, relató resumidamente lo que fueron las labores que ellos mismos efectuaron para levantar su sede, a la que se destinaron 2 millones 250 mil pesos.

“Trabajamos los más entendidos, que éramos doce personas. Tres estuvieron arriba, y los demás abajo cortando, enmarcando y los otros clavando. Era un equipo y casi todos jóvenes. Había de 20, 30 o 40 años. Uno de los más viejos era yo, que tengo 60 años. Pero había un viejito de 80 años, ese trabajaba abajo… era el más fuerte pa’ la pega… es el más ‘alentao’ que tenemos en la comunidad”, indicó Lepumán.

En Huentelolen, a pocos kilómetros al sur de Cañete, Jorge Catrileo Neculqueo, presidente de la comunidad Juan Ignacio Catrileo II, expresó su satisfacción con los avances de la obra.

“Antes hacíamos las reuniones ahí debajo del pino. Estuvimos como cuatro años trabajando ahí, a veces mojados y ‘entumidos’. Ahora aquí adentro de la sede no pasa nada”, señaló.

En promedio los inmuebles tienen 56 metros cuadrados, y en casos como el de la Comunidad Luisa Antilí, de Cayucupil, en la comuna de Cañete, la sede está emplazada en un terreno de uso comunitario que se ocupa para realizar ceremoniales y otras actividades culturales.

Para cada sede se invirtieron entre 2 millones 250 mil pesos y 2 millones 800 mil pesos.

Estos inmuebles comunitarios están distribuidos en Las Puentes, Yani-Locobe, Punta Lavapié y Cohue-Quiapo en la comuna de Arauco; Huentelolén, Paicaví, Huape-Antiquina y Cayucupil en la comuna de Cañete; y Ponotro-Quidico en la comuna de Tirúa.

Con ellas, además de disponer de un lugar adecuado para reuniones, se facilitará el desarrollo de actividades como el tejido en telares, clases de capacitación en carpintería, campañas de salud intercultural y otras.

Comunidad Rucañirre del Valle de Cayucupil

octubre 1, 2007
Un buen Colaborar de Gritos de la Tierra nos hace llegar un analisis muy detallado de la Comunidad Indigena Rucañirre del Valle de Cayucupil, esto a proposito del conflicto que ellos tienen con Forestal Mininco por la recuperación de tierras aledañas a su territorio usurpadas por ésta forestal, y de la cual nosotros informamos en su oportunidad y que puedes ver pinchando aqui.
Ruca Ñirre es una comunidad Mapuche, asentada territorialmente en el valle de Cayucupil, comuna de Cañete. Como “comunidad indígena jurídica”, se constituye el 29 de septiembre de 2004, bajo el número 26 del Registro Nacional de Comunidades y Asociaciones Indígenas.

Ruca Ñirre está integrada por un total de 98 comuneros, 55 hombres y 43 mujeres, agrupados en 27 hogares, de los cuales 4 de ellos poseen jefatura femenina.

En relación a los elementos culturales del pueblo Mapuche se observa que el dominio del Mapudungun es hablado por sólo 7 personas. Entre las ceremonias tradicionales la comunidad celebra, en conjunto con otras comunidades del valle, el Nguillatun, el We Tripantu y el Palin. Además, en la comunidad Ruca Ñirre vive el “asesor cultural” del Valle de Cayucupil para el Programa Origenes, Don Juan Viluñir G. (kimche).

La situación socioeconómica de las familias de la comunidad ha sido cuantificada a partir de un “índice de indigencia”, que resulta de la identificación de los “hogares puentes” dividido por el total de hogares de la comunidad y multiplicado por la constante 100.

(27/12) x 100 = 44.4 %

De acuerdo a está calculo podemos señalar que en la comunidad Ruca Ñirre el 44.4% de su población vive bajo una situación de indigencia. Es decir, que son hogares que sufren de una carencia de ingresos que es tan acentuada que, aunque se destinaran íntegramente a la adquisición de alimentos, no bastaría para satisfacer las necesidades nutricionales de todos sus miembros.

Si consideramos la infraestructura de servicios básicos tenemos que en 12 viviendas se cuenta con “agua potable”, en 8 viviendas el sistema de acopio de agua para el consumo humano es de “vertiente” y en 7 viviendas se mencionó “otras fuentes” (como puede ser el pozo o noria).

La conexión al tendido eléctrico esta bastante generalizado ya que en 23 viviendas se cuenta con “luz eléctrica”, las “velas” son utilizadas en 1 vivienda y en 3 se menciona “otro sistema” (Lámpara: parafina o gas).

En cuanto al tipo de sistema de eliminación de excretas utilizado en las viviendas de la comunidad Ruca Ñirre, tenemos que en 22 viviendas se utiliza el “pozo negro”, en 3 viviendas se cuenta con “WC con estanque de agua y fosa pozo” y en 2 viviendas se menciona otro (caseta sobre acequia, intemperie, letrinas sanitarias).

En cuanto a la disponibilidad de tierras la comunidad posee un total de 87.66 hectáreas, con una superficie promedio predial que alcanza 3.37 hectáreas por familia, del total de hectáreas de la comunidad 20.43 hectáreas es superficie cultivada, lo que corresponde a un 23% del total de tierras que posee la comunidad.

El tipo de suelo de la comunidad posee las siguientes características
De acuerdo al tipo de tenencia de la tierra en la comunidad Ruca Ñirre, se constata que son 20 el número de familias que poseen tierras productivas, de estas 20 existen 17 familias que son “propietarias” y 3 que sólo son “cesionario” de las tierras, no encontrándose ninguna familia en condición de “arrendatario” o “mediero”.

Con lo que respecta a la producción de la comunidad Ruca Ñirre tenemos que la “agricultura” que se desarrolla es básicamente de subsistencia, de poco desarrollo y con bajos niveles tecnológicos en cultivos tradicionales, presenta las características típicas de una zona de agricultura extensiva de secano, con un corto periodo de sequías estivales, donde predomina el cultivo de la papa, cereales, algunas leguminosas (porotos, arvejas) y praderas.

La ganadería es extensiva, con una muy baja masa ganadera, destinada principalmente al autoconsumo y trabajo, como es el caso de los bueyes. El ganado está compuesto principalmente por vacunos, porcinos y ovinos. También es considerado en este rubro las aves de corral, con una crianza muy rustica. Existe un nivel tecnológico poco desarrollado, donde se aprecia que los agricultores no poseen grandes conocimientos en sanidad animal, alimentación, manejo de praderas, etc. El forraje para los animales es de baja calidad, ya que las praderas artificiales son muy escasas.

Autor: Sociologo Gonzalo Martinez Beltran
Publicado por Mauricio Muñoz Díaz

Día de la Mujer Indígena se celebró en Cayucupil

septiembre 6, 2007
El Día de la Mujer indígena fue celebrado masivamente en la localidad de Cayucupil, donde autoridades regionales y locales estuvieron presentes.

Galardones a mujeres destacadas y música a cargo del Coro del la Escuela Homero Vigueras Araneda fueron el marco para celebrar a nuestras esforzadas mujeres mapuches, mujeres que sobre sus hombros llevan la cultura ancestral y la perpetúan al paso el tiempo.

La oficina de la Mujer fue la responsable de dirigir esta celebración, donde se pudo constatar el masivo respaldo de los asistentes y los personeros de la CONADI invitados, como lo fue el Director Regional.

Fuente: I.Municipalidad de Cañete

Denuncian Riesgo ecológico en Valle de Cayucupil

septiembre 5, 2007

Muchos artículos de nuestra página hacían alusión a este hecho, pero bueno después de una larga espera, se registran antecedentes en esta materia, es así como extraíamos el articulo publicado por Mauricio Muñoz, donde se reafirma la postura que hemos seguido durante este tiempo.
Hace algunos meses, quien me envía los antecedentes que a continuación expongo, tuvo acceso al diagnóstico que se realizó en las comunidades Mapuche del valle de Cayucupil, en el marco de la elaboración de Planes de Desarrollo del Programa Orígenes.

En este documento se trataba, entre otras temáticas, la situación medioambiental en las cuales se desenvuelven los habitantes del valle de Cayucupil, específicamente la situación de los comuneros Mapuche allí asentados.

En este diagnóstico se identificó a partir de las vivencias de los comuneros las siguientes tres fuentes de contaminación de su entorno:

• Extracción de áridos (ver imagen Butamalal, Google Earth)
• Las actividades productivas de las empresas forestales.
• Y la presencia del vertedero Los Aromos en sector el avellanal, camino a Cayucupil.

Sobre las dos primeras fuentes de contaminación o depredación del entorno natural del valle, los testimonios recogidos hacían referencia a los siguientes efectos para las actividades productivas y la calidad de vida de los comuneros mapuche: Erosión de los suelos productivos, cambios en el cauce natural de los ríos, turbiedad en las aguas, focos de aguas estancadas, inundaciones y aislamiento en los meses de invierno, sequedad de las fuentes de aguas, polinización de árboles frutales, flores y plantas medicinales (para el consumo y comercialización) y el deterioro de los caminos.

Quizás el punto más crítico de este diagnóstico, en lo ambiental, era (y al parecer lo sigue siendo) la presencia del vertedero Los Aromos, que es el centro de acopio de los desechos domiciliarios de las comunas de Cañete y Los Álamos y que se encuentra ubicado en el sector conocido bajo el nombre del Avellanal en camino que conduce hacía Cayucupil.

La gravedad de la situación está, de acuerdo al diagnóstico, en que en los alrededores de este vertederos se le han entregado tierras a dos comunidades Mapuche: Lautaro Cayucupil y Cacique Llancao, está última de más reciente asentamiento y ubicada frente al vertedero.

El número de comuneros que integran o integraban la comunidad Cacique Llancao es de 171 personas, reunidos en 33 hogares, que carecen (o carecían hasta la fecha del diagnóstico, Mayo de 2006) de los servicios básicos de agua potable, electricidad y alcantarillados.

Al no tener agua potable las familias de la comunidad Cacique Llancao deben abastecerse tanto para el consumo como para el lavado de ropa de las aguas proveniente de una vertiente que atraviesa a la comunidad. El problema está en que de la vertiente también sacian su sed las aves carroñeras (los jotes), que abundan este sector producto de la existencia del vertedero.

Pero también porque podría estar una contaminación por la percolación de contaminantes del vertedero hacía las aguas subterráneas destinadas para el consumo humano como para el riego de sus cultivos, situación que estaría poniendo en riesgo la salud de las personas que beben o utilizan estas aguas.

Otro efecto de la contaminación que estaría produciendo el vertedero en las comunidades asentadas en sus cercanías, se haya en la abundante presencia de moscas y ratones, los que podrían convertirse en agentes de transmisión de enfermedades en la población que habita en este sector rural de nuestra comuna.

Algunos artículos relacionados sobre el tema aparecidos en http://www.cayucupil.tk:

- Explotación de áridos.

- Vertedero Los Aromos.


(*) Mauricio Muñoz Díaz

http://www.gritosdelatierra.blogspot.com/
Ingeniero de Ejecución en Finanzas, Socio y Jefe de Proyectos de la Consultora Pulafquenche, con experiencia de ya 5 años de trabajo con comunidades Mapuche de Tirúa y Cañete.

Fuente: Lanalhue Noticias

Fotos: Archivo – El Alma de Cayucupil

Cayucupil se suma a la lucha del pueblo mapuche: Toman Fundo Puchacay

septiembre 5, 2007

El día miércoles 4 de Septiembre en la localidad e Rucañirre, localidad aledaña a Cayucupil, distante cerca de 9 km de Cañete procedió a la ocupación de terrenos en actual posesión de Forestal Mininco.

Según informa Lanalhue Noticias los argumentos de los dirigentes mapuche hacia directa alusión aun titulo de merced donde claramente se daba la pertenecía a dicha comunidad y no a la empresa. Por ello, realizaron esta acción con tal que Mininco devolviera las tierras.

Según las ultimas informaciones recabados por el diario electrónico la comunidad estaría asesorada por el abogado Silva Quirilao de Cañete. La toma del fundo se habría prolongado hasta horas de la tarde donde se mantenía la ocupación sin intervención de la fuerza policial, la que si había acudido al lugar. Carabineros de civil y uniformados cuidaban la entrada, pero no eran de Fuerzas Especiales.

En la web ya se encuentra un vídeo con mas imágenes de la toma:

Foto: Lanalhue Noticias

Maria Isabel Huenuan Antili: La Machi de Cayucupil

agosto 2, 2007
Indagando en la Internet logramos llegar a un estudio del SSA muy completo que llamo mucho mi atención, pues en él se muestra el mundo de la salud intercultural.

Este estudio que realizó el Servicio de Salud Arauco a través del programa Origenes hace ya un par de años donde nos muestran al igual la historia de Doña Maria Isabel Huenuan Antili, la machi mas longeva de la comuna (estadisticamente hablando) con 87 años de edad.

A continuación un extracto de aquel estudio

Las Machis en la Provincia

Quisiéramos destacar que según lo percibido a través del trabajo de campo, todas las ceremonias en que participa la machi tienen una connotación terapéutica. Los sentimientos de devoción, respeto, ternura y nostalgia que provoca la mera enunciación de su rol, nos ha dado cuenta de que la profunda (a veces recuperada) valoración que se hace de ella perdura, a pesar de las influencias religiosas occidentales que no han sido para nada misericordiosas con la machi como persona ni como ente cultural, sino que han llamado a negarla como icono religioso y a abandonar sus prácticas, las cuales no estarían en la senda que conduce al dios verdadero. Habría que sumarle a estos intentos de represión cultural, los procesos de secularización y de chilenización que afectan a esta cultura.

Recalcamos entonces que en todos los lugares visitados para la realización de este estudio percibimos un alto grado de admiración por las machi, su rol y función de algo que se debe entender como “una madre colectiva”, a quien sus hijos no le están cumpliendo como debieran. Y en aquellos lugares donde hoy no hay presencia de machi, se percibe un sentimiento de frustración y lamento por su ausencia. Es obvio que ciertas personas también se encuentran en una especie de divagación cultural, desde la que describen a la machi como a algo perteneciente a un pasado remoto que no tiene cabida en los tiempos modernos en que vivimos. Pero advertimos que se trata de posiciones bastante superficiales y que la mayoría de las veces se termina por admitir su importancia para la supervivencia de la cultura y del sentimiento de orfandad comunitaria que se percibe con su ausencia.

Plantación Forestal en Propiedad de Maria Isabel Huenuan

Una Machi entre los pinos

Nos parece importante destacar la situación en que vive la machi Isabel Huenuan Antili (87 años) de Cayucupil, dado que su morada está copiosamente rodeada de plantación de pinos pertenecientes a una empresa forestal. Asevera que a pesar de haber dado una fuerte lucha por preservar su derecho a la tierra, la empresa fue avanzando con su plantación hasta dejarla con limitado espacio, dado que los pinos de la parte posterior de su casa no están a más de 10 mts. y los de adelante se sitúan a sólo unos 40 mts. Estos, con su altura de unos 10 mts. limitan el desarrollo de la actividad médico-espiritual que a este agente de salud mapuche le concierne, y además hace imposible la revitalización de los procesos médicos y culturales que se pretenden poner en marcha en base a un nuevo modelo de Salud Intercultural.

Destacamos la pregunta acerca de cual de las dos propiedades habrá estado en ese lugar primero. Además que tratándose del desarrollo de condiciones que faciliten un futuro modelo de Salud Intercultural, creemos que no es el mejor lenguaje el que se usa a la hora de la posesión de la tierra y su utilización, lo que en este caso pasa por el atropello de una autoridad de salud de la cultura mapuche, su forma de vida y toda su cosmovisión.

Hay que pensar que los rasgos de la cultura mapuche a la que asistimos hoy como observadores, son sólo aspectos de lo que se ha logrado colar a través del gran filtro impuesto por la cultura occidental, de la mano de las diversas respuestas que sus mismos integrantes han sido capaces de ir generando a través de las décadas. En ningún caso se trata de una sociedad cuya matriz de conocimiento se pueda desplegar libremente en la sociedad mayoritaria, o que sus componentes culturales, agentes, rituales y participantes, estén evolucionando en condiciones óptimas respondiendo coherentemente a sus pautas tradicionales. Se debe asumir que lo que tenemos aquí, son los rasgos más importantes de comportamiento preservados por una sociedad, cuyo espacio no fuera otro que el de campesinos pobres, explotados y atropellados, luego del proceso llamado en la Historia como la “Pacificación de la Araucanía”, (1860 – 1883).

Servicio de Salud Arauco
Programa de Salud Intercultural
Programa Orígenes

Cayucupil recibirá el We Tripantu

junio 22, 2007
Oleo Chemamul
Varias comunidades indígenas de esta comuna se preparan para la llegada del Año Nuevo Mapuche, acontecimiento que marca el inicio de un nuevo ciclo de vida, y se celebrará este fin de semana. Es así, que integrantes de este aguerrido pueblo están ultimando detalles para que esta celebración sea una verdadera fiesta. Los territorios de Huillincó, Huentelolén, Antiquina y Cayucupil son algunos de los sectores que recibirán este nuevo ciclo.

Juan Millán, presidente de la comunidad Juanico Antinao de Antiquina, se reunió ayer con la directora regional del Programa Orígenes, para coordinar la celebración del We Tripantu.

UNA FIESTA

“Para nuestro pueblo esta fiesta representa el renuevo de la vida y todo lo que nos rodea, es decir, las siembras, cosechas y animales. Es una tradición que se mantiene viva”, explica el dirigente Mapuche.

Desde la perspectiva del resguardo del patrimonio cultural la directora regional de Orígenes, Mónica Alvear, expresó que

“La fiesta tiene un significado especial para los pueblos originarios, y en este contexto nosotros debemos colaborar para preservar este ritual que representa dejar atrás el ciclo pasado y renovar el espíritu”, sentenció.

“Durante la celebración las familias se reúnen alrededor de un fogón, y contando historias, la noche más larga del año se hace más corta, al amanecer se dirigen a un río donde la corriente se lleva todo lo del ciclo anterior y renueva el espíritu”, relata Jaime Milán.

Renacer

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.